El Hospital de la Paz realiza el segundo transplante de brazos en España

brazos_30004_1“Como si acabara de tener el accidente y no hubiese perdido los brazos”. Así se sintió el paciente que ha recibido el segundo trasplante de las extremidades superiores en España cuando despertó tras la compleja operación. Para él, ese día era un nuevo comienzo y suponía empezar a dejar atrás dos años de dependencia casi absoluta.

Este hombre de 41 años prefiere no dar su nombre ni los detalles de su historia, pero ha querido presentarse ante los medios para “agradecer” la labor del equipo sanitario que le ha atendido en el Hospital Universitario La Paz de Madrid.

El centro sanitario le ha trasplantado los dos brazos, después de que el paciente los perdiera en un accidente laboral en 2012 en el que se electrocutó con alta tensión y donde también se lesionó el abdomen y las piernas. Se trata de la segunda intervención de estas características que se realiza en España -la primera intervención la realizó el Dr. Cavadas en Valencia en 2008-, y es la quinta de este tipo en todo el mundo.

El de brazos forma parte de una nueva familia de trasplantes, denominada de “tejidos compuestos”, que incluye el trasplante de manos, brazos, piernas, cara y pared abdominal. Se han realizado más de 70 trasplantes de tejidos compuestos en el mundo. Se trata de una cirugía muy compleja que supone la reconexión de hueso, músculos, vasos, nervios y piel de la extremidad extraída de un donante cadáver al cuerpo del receptor.

La operación se realizó hace unas semanas (el centro no ha querido detallar la fecha para respetar la confidencialidad de la donación) y en ella participó un equipo multidisciplinar de más de 20 profesionales que fueron coordinados por César Casado y Luis Landín, del Servicio de Cirugía Plástica, Reparadora y Grandes Quemados del centro sanitario.

Según ha explicado el Dr. Casado, la operación fue especialmente compleja dadas las “cicatrices internas” que presentaban los tejidos del pacientes y que se debían a la electrocución que sufrió. “La corriente circula por las estructuras nobles del organismo, provocando graves daños, lo que dificulta la microcirugía”, ha apuntado. Además, el hecho de tener que reemplazar el brazo por encima del codo también supuso un reto especial.

Los cirujanos tuvieron que reconectar los huesos, músculos, vasos sanguíneos, nervios y piel de las extremidades del donante con el cuerpo del receptor, lo que es un “auténtico encaje de bolillos”, tal y como ha señalado Landín en rueda de prensa.

“Hay que ‘tallar’ las diferentes estructuras y hacerlas recíprocas para que encajen con el muñón del paciente”, ha subrayado el cirujano, quien ha recordado que la gran experiencia del hospital en reimplantes ha sido fundamental para el éxito de la operación.

Los médicos han añadido que el paciente deberá recibir medicación inmunosupresora de por vida y que existe un riesgo de rechazo. “Se puede producir alguna crisis de rechazo agudo, aunque estos problemas se pueden controlar satisfactoriamente en casi todos los pacientes”, han afirmado.

De momento, los brazos del paciente están inmovilizados con férulas para asegurar su completa cicatrización e integración, pero los médicos esperan que, tras un periodo de rehabilitación, pueda recuperar la funcionalidad y, con ella, la autonomía perdida.

“Calculamos que en un periodo de entre tres y seis meses podrá flexionar y estirar los codos y que en un lapso de entre ocho y 15 meses vuelva a tener la movilidad en las manos”, ha señalado Landín. La recuperación de la sensibilidad, ha añadido, es un proceso gradual y más largo.

“Las dificultades han sido muchas, pero lo que compensa es que un paciente que es dependiente al 100% pueda llegar a valerse de nuevo por sí mismo”, ha subrayado por su parte Casado.

El paciente ha asegurado tener miedo “de lo que voy o no voy a poder recuperar”, pero se ha mostrado “con mucha ilusión y muchas ganas” de trabajar para recuperarse al máximo.

En la presentación de la intervención ha participado también, entre otros profesionales, el director de la Organización Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz, quien ha señalado los “resultados francamente buenos” del centro sanitario. Por otro lado, Matesanz ha recordado que este tipo de trasplantes son “experimentales” por lo que se requiere una autorización exclusiva para cada caso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s