Mitos sobre la vacuna contra la Influenza, a los que usted no necesita temer

flu-vaccination-9ec314705e230cc251ab402b7f54771c09a6b9a5-s800-c85

Joseph Robert consigue su vacuna contra la gripe en el Centro Multi-Servicio Metropolitano de Houston durante el Día de la Prevención de la gripe, patrocinado por el Consejo Nacional sobre el Envejecimiento y Sanofi Pasteur, el 26 de septiembre de 2015. Aaron M. Sprecher / AP Images para el Consejo Nacional sobre el Envejecimiento y Sanofi Pasteur

Brace yourselves: Flu season is coming” (Prepárense: La temporada de gripe se acerca). Y junto con los de tos, fiebre y dolores, se puede esperar una gran cantidad de información poco fiable o francamente equivocada acerca de la vacuna contra la gripe .

Muchas personas subestiman los riesgos para la salud por la gripe. Miles de personas mueren a causa de complicaciones relacionadas con la gripe en un año típico, y la cepa H1N1 de la temporada del 2013 “golpeo” a los adultos jóvenes con especial dureza.

La gripe y la neumonía combinada se encuentran entre las 10 principales causas de muerte en los EE.U.U, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se clasificó en octavo lugar en el año 2011 por ejemplo.

Conseguir una vacuna inyectada (o la nasal) no es una defensa perfecta contra la gripe. Algunos años las cepas utilizadas para hacer las vacunas no son un buen partido para el tipo de gripe que afecta a la larga. Pero la vacunación sigue siendo la manera más confiable para reducir el riesgo de enfermedad.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad en adelante se vacunen contra la gripe cada año, con raras excepciones, como los que tienen graves alergias mortales a los ingredientes de la vacuna contra la gripe o potencialmente aquellos con un historial de Guillain-Barré después de una vacuna contra la gripe colocada anteriormente.

Tradicionalmente, las vacunas contra la gripe se han realizado utilizando los huevos de gallina, pero las nuevas tecnologías han dado lugar a dos relativamente nuevas vacunas sin rastro de huevo.

El aerosol nasal utiliza cuatro cepas vivas de virus de la gripe que han sido debilitados (Vacuna de Virus Vivo Atenuado). El CDC recomienda que los niños de 2 a 8 años de edad reciban el aerosol en lugar de la vacuna cuando esté disponible, aunque los adultos sanos hasta los 49 años de edad también pueden obtener el spray. La vacuna de la gripe con virus vivo atenuado no está recomendado para mujeres embarazadas, adultos mayores y las personas cuyos sistemas inmunológicos están comprometidos.

Ahora es cuando los consultorios médicos, farmacias y muchas empresas ofrecen vacunas en preparación para la próxima temporada de gripe, que por lo general dura de octubre a abril. Así que me pareció el momento adecuado para reunir a una lista de conceptos erróneos comunes acerca de la vacuna contra la gripe.

Si tiene preguntas específicas acerca de la vacunación, incluyendo qué tipo de vacuna es apropiada para usted, consulte a su médico u otro profesional de la salud, ya que recordemos que cada paciente es diferente al otro.

Para que sea más fácil de navegar en el artículo, he enumerado los 31 mitos en la parte superior, seguido de la información fáctica del mismo y luego la explicación de una forma más amplia. Yo utilizo “Inluenza” y “Gripe” indistintamente para referirse a la enfermedad como tal, al igual que “vacuna” a cualquier tipo de vacuna contra la gripe, incluyendo la vacuna nasal.

Mito #1: Usted debe temer al Virus del Ébola más que al de la Gripe. Realidad: La gripe plantea mayor riesgo para usted que el Ébola. La gripe mata a más personas en un año solo en los EE.UU. de las que el Ébola ha matado en la historia del mundo.

Tanto el Ébola o la Gripe es peor dependiendo de cómo se comparen – Desde luego, no voy a decir que una persona debe preferir Ébola a la gripe. Pero para la mayoría de las medidas, tenemos mucho más que preocuparse por la influenza que con Ébola. Como he mencionado anteriormente, en términos históricos y anuales, la gripe le gana al Ébola en el recuento total de muertos. Hasta el año 2013, el ébola había matado a 1.590 personas, según la OMS. En ese mismo año, 3.431 personas murieron a causa de Ébola, y eso no es poca cosa para los miles que sufren en los países de África occidental de Guinea, Liberia y Sierra Leona. Pero eso nos da 5.021 muertes totales de Ébola en la historia del mundo (para el año 2013).

En comparación, las muertes por la gripe en los EE.UU. solamente han oscilado entre 3.300 a 49.000 muertes al año (más de esas estimaciones en Mito #5). La OMS estima entre un cuarto y medio millón de personas mueren en todo el mundo por causa de la gripe cada año, y la infame epidemia de gripe de 1918 mató a unas 50 millones de personas en todo el mundo. 50 MILLONES, con una M, frente a los poco más de 5.000 mil de Ébola (hasta el año 2013). En términos de contagio, tanto de la gripe y del Ebola tienen un R0, o número de reproducción básica (amablemente descrito aquí), de alrededor de 2. Pero la gripe está en el aire y por lo tanto es más difícil de contener, mientras que el Ébola sólo se transmite a través del contacto directo con fluidos corporales infectados (es decir, no a través del aire) y por lo tanto es más fácil de contener, en términos relativos.

Por supuesto, medido en términos de la tasa de mortalidad, Ébola sin duda supera a la gripe con un muy, muy mayor riesgo de muerte una vez que la persona tenga la enfermedad. Una de las cosas que hace Ébola tan aterrador es la tasa de mortalidad, estimada por la OMS que va desde 25% a 90% (dependiendo de la cepa). Sin embargo, hay una gran advertencia a que la tasa de mortalidad: tenga en cuenta la lista de países que han sufrido brotes de Ébola. Son todas las naciones africanas con un sistema de salud menos desarrollada que en los países desarrollados. No se puede comparar la tasa de mortalidad de una enfermedad en los países con escasos recursos, de bajos ingresos en África a lo que sería en la tasa de muerte en países del primer mundo, aunque en el ultimo brote de Ébola, el cual traspaso las fronteras históricas, se pudo observar que la tasa de mortalidad en otros países fue similar. Ébola en África sigue superando significativamente la tasa de mortalidad de la gripe en África, por lo que es una enfermedad más peligrosa en África, pero no en el continente Americano.

Mito # 2 : Usted no necesita la vacuna contra la gripe este año si lo ha hecho el año pasado. Realidad: Usted SI necesita una nueva vacuna contra la gripe cada año debido a que las cepas que circulan cambian.

Este es uno de esos conceptos erróneos menos claro – no es un mito, pero no es del todo cierto. Por lo general, las cepas incluidas en el cambio de vacuna contra la gripe de cada año a partir de la de un año al siguiente, esto se realiza en base a la conjetura de la OMS sobre las cepas que tienen más probabilidades de circular. Es por eso que se necesita una nueva vacuna contra la gripe cada año, para asegurar que su cuerpo está produciendo anticuerpos para las cepas más probables que estén circulando.

Entre este mito tenemos a las personas que lo alimentan pensando en una cuestión bastante razonable: si me dieron la vacuna contra la gripe el año pasado, lo que realmente necesita una de nuevo este año? La mejor respuesta es “probablemente”. Es cierto que los anticuerpos de la gripe contra una cepa particular, tienen el potencial de durar mucho tiempo, por lo menos si usted tuviera la gripe. Un estudio del 2008 encontró que las personas que sobrevivieron a la pandemia de gripe de 1918 todavía tenían anticuerpos específicos en décadas de posteriores. Pero esa era LA GRIPE, no la vacuna contra la gripe estacional, que estimu al cuerpo para la producción de anticuerpos  (y sólo contra una(s) cepa(s), de las cuales hay miles).

Debido a que es sumamente raro tener las exactas mismas cepas en las vacunas de años consecutivos, no hay suficiente evidencia para saber si la vacuna del año pasado le protegerá de este año o no. Sabemos que la vacuna contra la gripe está fabricada con la intención de proteger por sólo una temporada, y sabemos que la inmunidad de algunas vacunas disminuye (a veces incluso en algunas en las que no se supone que lo hagan). De hecho, la eficacia de la vacuna contra la gripe ha demostrado disminuir, sobre todo entre los adultos mayores. Por otro lado, un estudio muy reciente de varios años encontró niveles similares de protección tanto de la vacuna contra la gripe del año en curso y la vacuna del año anterior (pero los que se beneficiaron más de la vacuna eran los que no habían tenido una en los últimos cinco años). Así que es posible que tenga algún tipo de protección si usted recibió la vacuna el año pasado, pero no sabes que tanto.

Mito #3: La vacuna contra la gripe es una “talla única” que no tiene sentido para todos. Realidad: Usted tiene muchas opciones de vacunas contra la gripe , tales como la inyectada, incluidas las versiones sin huevo , y un aerosol nasal.

Esto no podría estar más lejos de la verdad. Aunque sin duda hay algunas personas que no deben recibir ninguna vacuna contra la gripe, la mayoría de las personas tienen más opciones que nunca antes en la elección de la vacuna que es mejor para ellos. Por ejemplo: El año pasado pudo haber tenido la inyección trivalente durante su embarazo. Este año, le dieron la vacuna nasal en vivo cuadrivalente, pero hay potencialmente otras nueve opciones de este año. Ahí está la buena “anticuada” vacuna trivalente (de tres cepas), con o sin el conservante timerosal, o una vacuna trivalente intradérmica que entra en la piel en lugar de su músculo. Si tienes más de 65, puede recibir la vacuna de alta dosis, y si usted está preocupado acerca de las alergias debido al huevo, se puede obtener la basada en células o la vacuna contra la gripe recombinante. O usted podría recibir la vacuna cuadrivalente/tetravalente (con o sin timerosal) en lugar de la vacuna nasal tetravalente. O bien, si no te gustan las agujas y no desea una vacuna viva, puede vacunarse con un inyector de chorro. Lo que quieras, encontrar un proveedor de vacunas contra la gripe y ver si tienen tu vacuna preferida (No valido en Venezuela).

Mito #4: Las personas mueren a causa de la vacuna contra la gripe. Realidad: No se han registrado muertes confirmadas de la vacuna contra la gripe.

A finales de noviembre del año pasado, una agencias de noticias informo de la muerte de un hombre joven de Utah, que su madre atribuye a la vacuna contra la gripe. Es posible -muy, muy, muy, muy improbable, pero técnicamente posible – a morir de la vacuna contra la gripe si usted tiene una alergia grave a la gelatina, pero este tipo de reacciones anafilácticas a la gelatina en una vacuna sólo se producen a alrededor de 1 en cada 2 millones de personas, y estos no suelen morir. Es bastante improbable que la trágica muerte de este hombre fuera causada por la vacuna contra la gripe, como se explica aquí. No es imposible, pero no hay evidencia de la afirmación, ni muerte confirmada debido a la vacuna contra la gripe. Ciertamente, las personas han muerto después de recibir una vacuna contra la gripe, al igual que las personas se han metido en accidentes de automóvil justo después de haber comprado un helado. Pero simplemente morir después de recibir la vacuna contra la gripe no significa que la muerte fue causada por la vacuna contra la gripe, tal como un amigo dijo una vez, no más que morir después de beber un café con leche significa que el café con leche te mató.

Mito #5: Las muertes por la gripe son exageradas. Realidad: Miles mueren a causa de la gripe en un año típico.

Mientras que algunos han afirmado que las muertes debido a la gripe son exageradas cada año, están aprovechando el hecho de que es muy difícil hacer un seguimiento preciso de cuántas personas mueren a causa de la gripe. En primer lugar, en los Estados Unidos al igual que muchos otros países del mundo no es obligatorio  reportar las muertes por influenza. En segundo lugar, no todo el que muere debido a una enfermedad respiratoria se le realiza pruebas serológicas para Influenza, y no todos a los que se le realiza obtienen un resultado preciso. En tercer lugar, y lo más importante, las personas tienden a morir a causa de complicaciones de la gripe, no la propia gripe. (Nadie muere de caerse de un edificio. Ellos mueren a causa de la desaceleración cuando golpean el suelo.) Las personas también pueden morir a causa de una condición pre-existente, tales como enfermedades del corazón, debido a que su cuerpo se debilita por la lucha contra la gripe.

En los EE.UU., se estima que 53.826 muertes se produjeron por la gripe y la neumonía combinada en 2010 y 53.667 murieron en 2011, por lo que la gripe y la neumonía combinadas fueron la octava causa de muerte en ese año. Pero sólo el 8,5% de las muertes por neumonía están relacionadas con la gripe, por lo que esos números no nos puede decir con precisión cuántos murieron sólo de sólo la gripe y sus complicaciones. Muertes por gripe en realidad varían enormemente de un año a otro, dependiendo de las cepas dominantes (H3N2 está vinculada a la mayor cantidad de muertes). Un estudio de 2010 por la CDC encontró que ha oscilado entre un mínimo de 3.349 muertes en 1986-1987 a un máximo de 48,614 muertes en 2003-04. El promedio es probablemente alrededor de 23.600 muertes al año.

Mito #6: La vacuna contra la gripe le hace padecerla y/o enfermarle. Realidad: La vacuna contra la gripe no puede darle la gripe.

Este es por lejos el mito más común que uno escucha – a pesar de que no es biológicamente posible coger una enfermedad de una vacuna inactivada. ¿Por qué algunas personas se enferman después de recibir una vacuna contra la gripe? – Lo más seguro es que se hayan infectado con el virus de la Influenza antes de recibir la vacuna, y esté se tomó unos días para que aparecieran los síntomas, o podría casualmente infectarse después de la inyección. Así como es probable, podrían haber cogido el virus en la consulta del médico o en la farmacia a la espera de recibir la vacuna. Pero no contraer la gripe de la vacuna. La vacuna contra la gripe toma dos semanas para conferir protección, y tarda 2-5 días para incubar un virus de Influenza. Una persona que se enferme con la gripe una semana después de recibir la vacuna ya estaba infectado cuando recibió la misma.

Incluso con la vacuna viva en el atomizador nasal, el virus vivo debilitado/atenuado no puede causar la enfermedad en usted. Sin embargo, es teóricamente posible “inocular” el virus después de recibir la vacuna viva, infectando con ello que otros , aunque no hay casos graves se han notificado de que esto ocurra . Cuando llegué a mi vacuna nasal , el farmacéutico explicó que si Estornudé directamente sobre mi hijo de 6 meses de edad, en la hora después de recibir la vacuna , que era técnicamente posible – aunque poco probable – para que mi hijo se enferma .

Aparte de una enfermedad real causado por un virus o una bacteria, sin duda es posible que las personas simplemente se sientan mal debido a los efectos secundarios de la vacuna contra la gripe. A medida que el sistema inmunológico produzca anticuerpos contra las cepas de la gripe, puede experimentar dolor de cabeza, náusea, fiebre baja, etc. Usted puede sentirse “enfermo”, pero no ha caído enfermo de un patógeno en la vacuna contra la gripe, ni ha cogido la gripe de la vacuna.

Mito #7: La vacuna contra la gripe contiene ingredientes peligrosos, como el mercurio, formaldehído y anticongelante. Realidad: Los ingredientes de la vacuna contra la gripe son seguros.

La vacuna de una sola dosis contra la gripe y los aerosoles nasales de vacunas contra la gripe no contienen compuestos de mercurio. La vacuna multidosis contra la gripe contiene un conservante llamado timerosal, que se descompone en 49% a etilmercurio y se utiliza para evitar la contaminación bacteriana del recipiente vacuna. El Etilmercurio, como he comentado antes, se procesa de manera diferente por el cuerpo que el metilmercurio, la neurotoxina que puede acumularse en el cuerpo y se encuentra en el pescado. El Etilmercurio está hecho de moléculas más grandes que no atraviesan la Barrera Hematoencefálica (no pueden entrar en el cerebro) y es expulsado del organismo dentro de aproximadamente una semana .

No hay peligro de recibir una vacuna con timerosal, se les da a todo el mundo y ha sido estudiado ampliamente, incluso para los efectos acumulativos en los niños durante varios años. Si usted lo quiere evitar de todos modos, o si usted es alérgico al timerosal, puede simplemente pedir una vacuna contra la gripe sin el conservante.

El formaldehído se utiliza de forma segura en pequeñas cantidades en varias vacunas contra la gripe (Fluarix, FluLaval, AGRIFLU y Fluzone) para inactivar el virus por lo que no puede causar la enfermedad. No se utiliza en otras vacunas contra la influenza (Afluria, FluMist y Fluvirin). El formaldehído, también se produce de forma natural en frutas y verduras: 2.000mcg de formaldehído en un plátano promedio y en cualquier lugar desde 8.600 hasta 13.200mcg en una pera. Sin embargo, la cantidad de formaldehído en las vacunas de la gripe oscila entre 5mg por dosis (Fluarix) a 25g por dosis (FluLaval) a 100mg por dosis (Fluzone). Para aquellos angustiados ​​que el formaldehído en vacunas como la la vacuna contra la gripe se inyecta en vez de consumirse, considere que el cuerpo humano produce formaldehído para una variedad de funciones, como hacer aminoácidos, y tiene alrededor de 2.600mcg de formaldehído por litro de sangre. Así que la pequeña cantidad que se encuentre en la vacuna contra la gripe hará poca diferencia en su cuerpo.

La afirmación de que hay anticongelante en las vacunas parece provenir del uso de etoxilato de octilfenol (Triton X-100) (en Fluzone) o octoxinol-10 (Triton X-100) (en Fluarix), ya que este nombre se parece a polietilenglicol. El polietilenglicol es un componente anticongelante pero no es anticongelante por sí mismo. Pero polietilenglicol no es Triton X-100 de todos modos. Triton X-100 es un agente de división utilizado para disolver los componentes del virus, y ha demostrado ser seguro.

Algunas personas pueden tener alergias a los ingredientes de la vacuna contra la gripe, tales como la gelatina, timerosal o a los antibióticos. Ver Mito #22 para más información sobre esto. Obtenga más información sobre componentes específicos de vacunas contra la gripe aquí o, para Fluzone, en particular, ver “¿Qué hay dentro ” un artículo en la edición de octubre de la revista Wired. Recuerde, sin embargo, que una letra puede hacer una gran diferencia en lo que estás hablando.

Mito #8A: Las mujeres embarazadas no deben recibir la vacuna contra la gripe. Realidad: Las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna contra la gripe.

De hecho, la vacuna contra la gripe es una de las cosas más importantes que una mujer embarazada puede hacer como parte de su cuidado prenatal. El CDC recomienda que todas las mujeres embarazadas sin contraindicaciones médicas deben vacunarse. La vacuna contra la gripe es segura para las mujeres embarazadas, e incluso después de que nazca su hijo, las madres que recibieron la vacuna contra la gripe durante el embarazo han proporcionado a sus bebés con un poco de protección adicional contra las infecciones respiratorias agudas. También pueden reducir el riesgo de otras enfermedades, como el trastorno bipolar, asociado con la exposición de la gripe prenatal de los niños. Y las madres que reciben la vacuna contra la gripe también ofrecen a sus bebés cierta protección contra la gripe desde el nacimiento , incluso si van a amamantar.

Mito #8B: La vacuna contra la gripe puede causar abortos involuntarios. Realidad: La vacuna contra la gripe reduce el riesgo de aborto involuntario.

No sólo la vacuna contra la gripe no causa aborto involuntario, este estudio no farma-financiado (no fue financiado por una empresa farmaceutica) en el New England Journal of Medicine en realidad muestra que la vacuna contra la gripe DISMINUYE el riesgo de abortos involuntarios/mortinatos en mujeres embarazadas, entre otras cosas. Curiosamente, la vacuna contra la gripe puede incluso reducir el riesgo de las mujeres en otras complicaciones en el embarazo, como un parto prematuro o un bebé con bajo peso.

Mito #8C: Las mujeres embarazadas deben *solamente* vacunarse contra la gripe con la vacuna sin conservantes. Realidad: Las mujeres embarazadas pueden obtener una vacuna contra la gripe inactivada.

La vacuna de la gripe inactivada, con o sin el conservante timerosal, es seguro para las mujeres embarazadas, ya que este sale del cuerpo rápidamente y no causará problemas de desarrollo, condiciones neuropsicológicas o cualquier otro problema en el feto, a corto plazo o largo plazo.
A pesar de que el etilmercurio y el metilmercurio son muy diferentes, vale la pena señalar que incluso una dieta en el embarazo de alto en el pescado, que puede exponer a una mujer más metilmercurio, no se ha encontrado que tiene un efecto sobre el desarrollo de los niños.

Mito #9: Las vacunas contra la gripe puede causar la enfermedad de Alzheimer. Realidad: No existe un vínculo entre la enfermedad de Alzheimer y la vacuna contra la gripe. Las vacunas contra la gripe protegen a los adultos mayores.

Este mito está desmentido también en el sitio web de la Asociación de Alzheimer, donde se tiene en cuenta el estudio del año 2001 en donde se muestra una reducción del riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer entre los que habían recibido vacunas contra la gripe, la vacuna contra la polio y las vacunas contra el tétanos y la difteria. De hecho, el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer es de la mitad que para los que reciben estas vacunas.

También, las personas mayores corren un alto riesgo de sufrir complicaciones por la gripe, hasta la muerte, por lo que se les recomienda vacunarse contra la gripe cada año, específicamente la vacuna contra la gripe de alta dosis, ya que ofrece una mayor protección para los adultos mayores de 65 años, según una nueva investigación. No se recomienda la vacuna viva y la vacuna contra la gripe intradérmica para los mayores de 65. (Nota: algunos se preocupan por el aluminio en las vacunas que causa la enfermedad de Alzheimer – excepto que vacunas contra la gripe no contienen aluminio y ademas el aluminio no esta comprobado que cause la enfermedad de Alzheimer.)

Mito #10: Las compañías farmacéuticas hacen una ganancia masiva de vacunas contra la gripe. Realidad: Son una pequeña fuente de beneficios para las farmacéuticas.

No hay duda de que las compañías farmacéuticas son empresas con fines de lucro que cuyo negocio al fin y al cabo es para lograr ganar miles de millones de dólares. La fabricación de dicho dinero, sin embargo, no significa que sean inmorales por defecto. Los fabricantes de asientos de carros obtienen beneficios por su trabajo, pero eso no significa que nos debemos negar a comprar asientos de carros. Dicho esto, ha habido un montón de negocios turbios, juicios, investigaciones y otros incidentes de este tipo para apoyar una sospecha saludable contra las grandes farmacéuticas y sus motivos. Pero las vacunas simplemente no ofrecen suficientes ingresos para hacer realmente una gran diferencia.

Si las compañías farmacéuticas no hicieran un beneficio de las vacunas, en primer lugar no las fabricarían. Al mismo tiempo, los beneficios de la vacuna son una gota en el océano comparado con los beneficios de los medicamentos para enfermedades crónicas como la hipertensión arterial y las enfermedades mentales, por no mencionar el flujo de efectivo de los medicamentos como el Viagra. De hecho, los tres principales fabricantes de vacunas contra la gripe – Sanofi Pasteur, Glaxo SmithKline y Novartis – ganaron aproximadamente 3.1 millones de $ por vacunas contra la gripe en el año 2013. Sí, es bastante dinero. Pero el total de los ingresos de las compañías farmacéuticas en el mismo año 2013 fueron casi de 1 trillón de $ – haciendo que el grueso de los ingresos por las vacunas contra la gripe tan sólo fuera de alrededor del 0.3% de los ingresos totales. Para las tres grandes empresas antes mencionadas, las vacunas contra la gripe comprenden aproximadamente 4,5% de los ingresos anuales totales. (Mientras tanto, los fármacos para reducir el colesterol como las estatinas tuvieron una ganancia de 35 billones de $ en el año 2011.) Para una mirada aún más en profundidad a estos números, visita Skeptical Raptor’s post on Big Pharma profits de vacunas contra la gripe. Ha revisado los números y dejó en claro que las vacunas contra la gripe no son lo suficientemente rentables como para justificar alguna gran conspiración.

Por otra parte, las recomendaciones sobre la vacunación proviene de las organizaciones públicas de salud, como el CDC e instituciones de salud pública similares, el gobierno y las instituciones académicas de todo el mundo. A menos que usted piense que todos esos países, sus gobiernos y los funcionarios de salud pública a nivel mundial están involucrados en un gran esquema de conspiración o de hacer dinero con las Empresas Farmacéuticas  y/o con las vacunas (y si usted piensa esto, lea esto), entonces el hecho de que las vacunas ofrecen un beneficio a las empresas farmacéuticas no es una razón para no vacunarse. De hecho, la gripe en sí es bastante costosa, costeando en EE.UU. aproximadamente 4.6 billones de $ anuales en costos médicos directos y tanto como 87 billones de $ al año en todos los costos.

Mito #11: Las vacunas contra la gripe no funcionan. Realidad: Las vacunas contra la gripe reduce el riesgo de padecer gripe.

Las vacunas contra la gripe no son 100% efectivas (en realidad , ninguna vacuna es 100% efectiva), pero lo hacen es reducir el riesgo de contraer la gripe, incluso si no pueden eliminar el riesgo. Hay un montón de estudios que demuestran esto (y sí, muchos de ellos no son financiados por Empresas Farmacéuticas). Por desgracia, la eficacia de la vacuna contra la gripe varía bastante de un año a otro, y es entre las vacunas menos eficaces con las que realizan comparación con otras vacunas, como la vacuna Trivalente Viral, la cual otorga protección contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola, cuya eficacia está al rededor del 95%.

Hay que tener presente que uno de los principios de la vacunación se basa en que mientras más personas se vacunen, existirá una mejor inmunidad colectiva es y cuanto más eficaz una vacuna puede ser.

Hay un par de cosas a tener en cuenta acerca de la efectividad de la vacuna contra la gripe que el investigador de vacunas Jessica Atwell explica. En primer lugar, la vacuna contra la gripe ha protegido históricamente contra sólo tres cepas cada año (aunque las vacunas de cuatro cepas son cada vez más populares), pero hay muchas más cepas que circulan cada año. La Organización Mundial de la Salud hace conjeturas en el mes de febrero acerca de qué cepas estarán circulando después de Septiembre-Octubre. Algunos años sus algoritmos para recoger las cepas son mejores que otros. El año pasado, lo hicieron bastante bien. De los más de 5.600 virus de la influenza se caracterizan durante la temporada de 2013 hasta 2014, el 99,8% de los virus H1N1 fueron la cepa en la vacuna de ese año, el 95,3% de los virus H3N2 fueron la cepa de la vacuna, y el 70,3% de los virus de Influenza B fueron las cepa de la vacuna. Otro 29,4% de los virus de la gripe B fue la cepa incluidos en la vacuna tetravalente del año pasado.

Sin embargo, incluso en los años en que sus estimaciones no están a la altura, la vacuna contra la gripe igual vale la pena: un meta-análisis que estudio 34 ensayos aleatorizados y controlados a través de 47 temporadas de gripe encontró que incluso cuando las cepas de la vacuna contra la gripe no coinciden con las cepas que circulan ese año, la vacuna contra la gripe ofreció una medida de protección contra las cepas circulantes.

Continuando, la eficacia de la vacuna contra la gripe varía para diferentes grupos de edad, en parte debido a la forma en la que “envejece” nuestro sistema inmune. “En términos generales, los picos del sistema inmune son en la adultez temprana y va cuesta abajo desde allí – por lo tanto, existe menos eficacia ideal de las vacunas contra la gripe estándar en los adultos mayores“, dijo Atwell (Aunque, de nuevo, la vacuna contra la gripe de alta dosis muestra una mayor eficacia en los adultos mayores, esto siendo evaluado en un estudio realizado en agosto 2014, publicado en el NEJM). Sin embargo, incluso los estudios que muestran baja eficacia general – esta se encuentra en rango que entre 33 a 100 adultos necesitan vacunarse cada año para prevenir un caso de gripe – todavía se observa un menor riesgo de Influenza en personas vacunadas. Viendo las cosas desde un ángulo diferente, otro estudio reciente estima que la vacunación evitó que entre 1,1 millones a 5 millones de personas se infectaran de gripe durante cada temporada de gripe en más de seis años.

Una vez más, algunos años, la eficacia de la vacuna contra la gripe es muy baja. Otros años es mejor. Pero el hecho de que no funciona al 100% todo el tiempo para todas las personas no quiere decir que sea inútil o ineficaz. Para ponerlo con una analogía simple: ¿Si hay una probabilidad del 50% que va a llover, te tomas la molestia de llevar contigo un paraguas incluso si es un inconveniente?. Algunos lo hacen porque no quieren mojarse si llueve. Algunos lo tienen consigo, pero es una tormenta muy fuerte y con todo y su paraguas consiguen mojarse de todos modos. Otros no llevan el paraguas. ¿La diferencia? Si usted no trae un paraguas, si llueve se mojara, pero la gran diferencia al no estar vacunados, es que potencialmente coloca a otros en riesgo de contraer la gripe de por culpa de usted, si todos nos vacunamos las personas que no pueden vacunarse debido a que tienen contraindicaciones, estarán protegidas, ¿si lo detecta?.

El Santo Grial, por supuesto, es una vacuna universal contra la gripe para proporcionar protección contra muchas o todas las cepas de la gripe. Es una meta que muchos investigadores de vacunas contra la gripe han estado trabajando durante años, pero hay muchos desafíos para una vacuna y el éxito ha sido difícil de alcanzar.

Mito #12: Las vacunas contra la gripe no funcionan para los niños. Realidad: Las vacunas contra la gripe reducen el riesgo de Influenza de los niños.

Como se señaló anteriormente, la eficacia de la vacuna contra la gripe varía según la edad y por lo cual la vacuna (de virus vivo o inactivado) que una persona recibe, pero no hay duda de que ofrece cierta protección contra la Influenza. Como Melinda Wenner Moyer señala, la vacuna viva (FluMist) es más eficaz para los niños de 2 a 7 años, teniendo hasta un 83% de efectividad (lo que significa niños que reciben la vacuna son 83% menos propensos a contraer Influenza). Para poner hallazgo de ese estudio en términos de números absolutos, el 26% de los niños no vacunados consiguió la gripe en comparación con el 3,4% de los que recibieron la vacuna viva. De hecho, la mayor eficacia de la vacuna nasal – se encontró de nuevo en un estudio realizado en enero de 2014 – es lo que llevó a la recomendación de este año a que los niños de 2 a 8 años obtengan la vacuna FluMist si es posible y no esté contraindicada, porque es en un 50% más eficaz para niños en este grupo de edad de lo que la vacuna inyectada contra la gripe es. (Un estudio reciente encontró que incluso los niños con fibrosis quística les fue bien con la vacuna viva.)

De hecho, la vacuna (inactivada) sólo se ofrece 48 % de efectividad en otro estudio. (El artículo de Moyer vale la pena leerlo en su totalidad para obtener más detalles acerca de la efectividad de la vacuna contra la Influenza en niños y adolescentes.) Otra revisión de la investigación encontró que para los niños menores de 6 años de edad, un niño estaría a salvo de contraer influenza por cada seis que fueron vacunados con la vacuna viva. Para niños mayores de 6, un caso de influenza podría ser prevenido por cada 28 niños que reciban la vacuna inactivada.

Moyer también toma nota de que la investigación sobre la eficacia de la vacuna contra la gripe para los niños de entre 6 meses a 2 años de edad es débil, sobre todo porque no hay muchos datos disponibles. Es cierto que los datos muy pocos, pero no es del todo inexistente, y nuevas investigaciones, tales como el estudio publicado en el NEJM sobre la vacuna nasal y este otro publicado en la revista The Lancet, ha salido mostrando efectividad de la vacuna contra la gripe en los niños desde la revisión Cochrane (señalada anteriormente en este mismo párrafo). El CDC señala que un estudio encontró que la vacuna contra la gripe es efectiva en un 66% en la prevención de la Influenza confirmada por laboratorio en niños de 6 meses a 2 años de edad. (Aunque este estudio no encontró que la vacuna contra la gripe ayude a prevenir las infecciones del oído, otros han encontrado que si.) Otro estudio ha encontrado una buena respuesta inmune a la vacuna entre los niños (incluyendo a los infantes). En otro estudio, se centraron específicamente en los niños de 9 meses a 3 años de edad, sólo el 4% de los niños vacunados menores de 2 años padeció de Influenza en comparación con el 12% de los niños no vacunados, dando otro hallazgo del 66% de efectividad.

Mito #13: La vacuna contra la Influenza hace que sea más fácil para las personas enfermarse de neumonía u otras enfermedades infecciosas. Realidad: La vacuna contra la Influenza reduce el riesgo de neumonía y otras enfermedades.

Este mito es muy extraño. Por un lado, la infección por Influenza debilitará su sistema inmune, por lo que mientras que usted esté enfermo, será más fácil que se contagie con otros germenes. Pero lo más importante, la neumonía es una de las complicaciones más comunes que se puede producir como consecuencia de una infección de Influenza, así que conseguir la vacuna contra la gripe reduce el riesgo de neumonía, la principal causa de muerte entre las personas que mueren a causa de complicaciones de la influenza.

Mito #14: La vacuna contra la gripe causa trastornos vasculares y/o cardiovasculares. Realidad: La vacuna contra la gripe reduce el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Este es otro mito que se da vueltas en la mente de la colectividad. No hay evidencia de que la vacuna contra la gripe que causa trastornos vasculares. Mientras tanto, la vacuna se ha demostrado en múltiples estudios que logra reducir el riesgo de ataques cardíacos, accidentes/eventos cerebrovasculares y otros eventos cardiovasculares individuos.

Mito #15: Las vacunas contra la gripe pueden atravesar la barrera hematoencefálica de los niños pequeños, lo que dificulta su desarrollo. Realidad: Las vacunas contra la gripe han sido consideradas seguras para los niños de 6 meses en adelante.

No hay evidencia de que las vacunas contra la gripe pueden dañar el desarrollo del niño o que las estructuras neurovasculares de los niños se vean afectadas por las vacunas contra la gripe. La barrera hematoencefálica de un niño se forma en el útero y es funcional desde el nacimiento con respecto a la regulación de lo que puede y no puede pasar a través de ella hacia el cerebro. Investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de California – San Francisco descubrieron en 2010 que los pericitos se requieren para el desarrollo de  la barrera hematoencefálica y que dichos pericitos están presentes en el cerebro fetal. Esta investigación muestra que la barrera hematoencefálica de un bebé se desarrolla antes del nacimiento. La fisiología de la barrera hematoencefálica y cómo funciona en ese nivel de desarrollo hacen que sea altamente improbable que cualquiera de los componentes de la vacunas puedan penetrar la barrera.

Mito #16: Las vacunas contra la gripe causan narcolepsia. Realidad: La narcolepsia tuvo relación con la vacuna contra la gripe especifica contra la cepa de H1N1 del año 2009 llamada Pandemrix fabricada por GlaxoSmithKline Europa. Las vacunas contra la gripe estacional estadounidense no causa narcolepsia.

Este mito que tiene algunas pocas ideas erróneas, tiene sus raíces en un hecho, aunque a menudo tergiversado y/o exagerado. La narcolepsia es un trastorno neurológico en el cerebro el cual causa una incapacidad de regular los ciclos de sueño-vigilia. Varios estudios, el primero en Finlandia y luego en otros países europeos, encontraron y confirmaron una relación entre la narcolepsia y la vacuna contra la gripe causada por la cepa H1N1 en el año 2009, llamada Pandemrix, la cual fue fabricada por GlaxoSmithKline Europa y utilizado en varios países europeos (pero no en los EE.UU., Canadá o en varios países de Latino América). No se utilizó antes de 2009 ni tampoco se ha vuelto a usar desde la temporada 2009, y no existen casos de narcolepsia ocasionas por vacunas contra H1N1 fabricada por Estados Unidos o de las vacunas contra la gripe estacional en general. El CDC está patrocinando un estudio internacional sobre la relación entre las vacunas y la narcolepsia gripe H1N1 2009, que se espera que se esté terminado.

Una hipótesis para la relación que se dio entre la vacuna contra la cepa H1N1 del 2009 y la Narcolepsia se puede deber a un adyuvante llamado ASO3, una emulsión de aceite en agua. Los adyuvantes son sustancias que se añaden a una vacuna para aumentar la respuesta inmune del cuerpo hacia la vacuna; Las vacunas contra la gripe fabricadas en Estados Unidos no contienen adyuvantes. Otras posibilidades para el riesgo narcolepsia incluyen la estimulación inmune a la vacuna en sí, la activación inmune de la infección H1N1 u otra infección presente en el momento, o una combinación de estos factores. También es posible que el riesgo de narcolepsia estuviera relacionado con el propio virus H1N1 en sí, lo que podría significar que la infección de la gripe podría aumentar el riesgo de narcolepsia – pero estas son todas conjeturas por el momento. Las recomendaciones en Europa para la vacuna Pandemrix se revisaron inmediatamente y luego se suspendió después de que la evidencia saliera a la luz. El aumento del riesgo se estimó en un adicional de 3 a 7 casos de narcolepsia por cada 100.000 niños vacunados (esta relación entre la vacuna contra la cepa H1N1 del 2009 y la Narcolepsia sólo se observó en los menores de 21  años).

Mito #17: La vacuna contra la gripe debilita la respuesta inmunitaria del cuerpo. Realidad: La vacuna contra la gripe prepara su sistema inmunológico para combatir la Influenza.

Las vacunas no debilitan la respuesta inmunológica del cuerpo ni causan otras infecciones. En realidad fortalecen el sistema inmune, produciendo la activación de una respuesta que conduce a la producción de anticuerpos específicos en contra de la enfermedad de la cual la vacuna está diseñada para protegernos. El sistema inmunológico es como un músculo y las vacunas son como el ejercicio, para decirlo de una forma sencilla. Las vacunas entrenan su sistema inmunológico para un futuro ataque al igual que el ejercicio fortalece los músculos y hace que el cuerpo este más tonificado.

Mito #18: La vacuna contra la Influenza provoca trastornos nerviosos como el síndrome de Guillain-Barré. Realidad: La Influenza es un causante más probable de causar el síndrome de Guillain-Barré que la vacuna contra la Influenza.

El síndrome de Guillain Barré (SGB) es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca por error al propio tejido nervioso de una persona, causando debilidad muscular y parálisis. El trastorno afecta a aproximadamente una de cada 100.000 personas. Las causas no se conocen completamente, aunque el trastorno se ha relacionado con virus, incluido el citomegalovirus, virus de Epstein Barr y la influenza (así como la bacteria campylobacter) .

Esta concepción errónea, como la de la narcolepsia, en parte se basa en los hechos, porque se encontró que la vacuna contra la gripe 1976 H1N1 estaba vinculada a un mayor riesgo de SGB durante ese año – aproximadamente 10 casos adicionales de SGB por cada 1 millón de personas vacunadas. Desde entonces, el riesgo de SGB ha sido probablemente el evento adverso más estudiado de las vacunas contra la gripe en la historia de la investigación de dicha vacuna, y la mayoría de ellos no ha mostrado ningún aumento del riesgo con las vacunas contra la gripe estacional. Un estudio que investigó el riesgo de SGB debido a la vacuna contra la gripe entre más de 30 millones de personas durante un período de 11 años, no encontró un mayor riesgo para la vacuna contra la gripe. Sobre la base de numerosos estudios, el Instituto Independiente de Medicina “concluyó que había pruebas suficientes para rechazar una asociación entre la vacunación contra la influenza y el SGB.”

Otro estudio específicamente sobre la vacuna contra H1N1 de la temporada 2009- 2010 sí encontró un mayor riesgo de SGB – pero no tan alto como el riesgo de SGB de la propia gripe (o el riesgo de muerte por la gripe ). Se encontró un riesgo de 1 caso adicional de SGB por cada 1 millón de vacunaciones y 17 casos adicionales de SGB por cada 1 millón de infecciones de gripe. Esa temporada de gripe, la gripe H1N1 mató a unas 280.000 en todo el mundo (más de 12.000 de los cuales se encontraban en los EE.UU., donde se registraron 61 millones de infecciones por H1N1 en 2009). Por último, un estudio encontró un riesgo ligeramente más alto – 1,6 casos de SGB por cada 1 millón de vacunaciones – para las vacunas contra la gripe estacional y la H1N1 , pero este aumento del riesgo en las vacunas estacionales no se ha encontrado en otros estudios.

Mito #19: La vacuna contra la gripe puede hacer que usted camina hacia atrás o causar otros trastornos neurológicos. Realidad: Los efectos secundarios neurológicos vinculados a la vacunación contra la gripe son extremadamente raros (ver Mito #18 ), pero la gripe en si, si puede causar complicaciones neurológicas.

Hace algunos años ya hubo un extraño caso de una animadora que dijo que recibió una vacuna contra la gripe y luego sólo podía caminar hacia atrás, no hacia adelante. Ella dijo que había desarrollado un trastorno neurológico llamado distonía y que este fue desencadeno por la vacuna contra la gripe. Hubo muchos problemas debido a su historia, sin embargo, todos los expertos que examinaron los vídeos de la joven dijeron que sus síntomas parecieran mas un “Trastorno de movimiento psicógeno“, lo que significa que fue un episodio psicológico, no neurológico. Eso no los hace menos real, pero significa que la vacuna contra la gripe no lo causó. De hecho, el epidemiólogo René Najera reviso el reporte del caso de la chica en el Sistema de Reportes de Eventos Adversos de las Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System – VAERS) y encontró lo siguiente:  “El neurólogo de ingreso sentía que había un fuerte componente psicógeno en su sintomatología, e hizo un diagnóstico final de enfermedad.” Así que incluso el médico que examinó directamente concluyo que sus síntomas eran más probablemente psicológicos.

Excluyendo el síndrome de Guillain-Barré, discutido anteriormente en el Mito #18, no existe evidencia de que la vacuna contra la gripe puede causar trastornos neurológicos, pero hay suficiente evidencia de que la Influenza como tal si puede. De hecho, los niños con trastornos neurológicos u otras condiciones del neurodesarrollo están especialmente animados a recibir la vacuna porque están en un mayor riesgo de complicaciones por la gripe que otros niños. Casi la mitad de los niños que murieron de Influenza durante la temporada de 2009 padecían trastornos neurológicos subyacentes, tales como epilepsia o disfunción cognitiva.

Mito #20: La Influenza no es tan mala. O bien, las personas se recuperan rápidamente de ella. Realidad: La gripe afecta a mayoría de las personas que la padecen.

La gripe es una enfermedad grave. Los síntomas son similares a los de otras enfermedades, por lo que las personas a menudo no distinguen las enfermedades más leves de la Influenza. Algunas personas afortunadas se recuperan en un día o dos, pero la mayoría lo hace en alrededor de una semana o dos, y las complicaciones pueden ser potencialmente mortales, especialmente las complicaciones en los niños. Un estudio reciente encontró que la mitad de los niños hospitalizados en Australia durante la pandemia de 2009 habían sido previamente sanos, sin enfermedades subyacentes. No todos los pacientes tienen fiebre, pero tener la gripe no es algo agradable, especialmente teniendo en cuenta que podemos vacunarnos y evitar esta molestia, incluso a pesar de los efectos secundarios menores o de bajo riesgo que tiene la vacuna.

Durante la temporada de Influenza de 2013-2014, más de 9.600 hospitalizaciones fueron reportadas solo en EE.UU., como resultado de la Influenza confirmada por laboratorio – pero esos son solo los pacietes que fueron hospitalizaciones y que se le realizaron pruebas de laboratorio confirmatorias (muchos casos de Influenza no se confirman a través de laboratorio), y los casos registrados representan sólo alrededor del 8,5% de la población estadounidense (lo que se puede extrapolar a nuestro país). Entre los adultos de 65 años de edad y mayores, 88 de cada 100.000 hospitalizaciones fueron relacionados con la Influenza. Las siguientes tasas más altas fueron para los adultos de 50 a 64 años, que fueron hospitalizados en una tasa de 54 por 100.000 admisiones, y niños menores de 5 años: 47 de cada 100.000 hospitalizaciones fue ron relacionadas con la gripe. Pero incluso los adultos jóvenes saludables terminaron en el hospital con la gripe: Casi dos tercios de las hospitalizaciones (60%) eran adultos de entre 18 y 64 años de edad.

Mito #21: Las personas no mueren debido a la Influenza a menos que tengan una condición subyacente preexistente. Realidad: Los individuos sanos pueden fallecer debido a la Influenza.

Las personas fallecen a causa de la gripe cada año. Esto incluye a los adultos que se encontraban sanos hasta el momento en que contrajeron la gripe, esto incluye a los niños que no tenían condiciones subyacentes (existen un montón de historias desafortunadas). En 2013, de hecho, el 90 % de los niños que fallecieron debido a la Influenza no habían sido vacunados. Las cifras anuales de muertes por Influenza confirmados por laboratorio en los niños no son altos, pero son potencialmente prevenibles. Un estudio publicado en Pediatrics el año pasado reporto que el 43 % de los más de 800 niños que fallecieron de la gripe entre los años 2004 y 2012 no tenía condiciones médicas subyacentes. A menudo, la Influenza podría contribuir a una muerte, pero esta no aparece en el certificado de defunción si el paciente falleció debido a complicaciones de la gripe, como la neumonía. Y el año pasado, en particular, la cepa H1N1 de la gripe golpeó a los adultos jóvenes sanos particularmente fuerte. Así que sí, la gripe puede matarte. Incluso si usted toma vitaminas, come de forma saludablemente, hacer ejercicio todos los días, beber agua y practicar una buena higiene.

Mito #22: Las personas con alergia al huevo no pueden vacunarse contra la gripe. Realidad: Las personas con alergia al huevo pueden obtener la vacuna contra la gripe.

En primer lugar, como se explica en Mito #3, hay una variedad de opciones de vacunas contra la gripe, incluyendo dos que se fabrican sin utilizar huevos. La vacuna recombinante Flublok, se puso a disposición el año pasado para aquellos entre 18 a 49 años de edad, y la vacuna Flucelvax basada en células de cultivo , aprobada en año 2012, es también libre de huevo. Para los que no se encuentran entre los rangos de edad antes mencionados, o si una de estas vacunas no está disponible en su localidad, el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología dice claramente: “Las personas con alergia al huevo no corren ningún riesgo adicional de tener una reacción cuando se les da la vacuna contra la gripe a pesar de que la vacuna puede contener cierta cantidad de proteína de huevo.” Esta afirmación se basa en la evidencia en sus recomendaciones de vacunación de la gripe (paywall), que se resumen aquí. Esto también se refiere a las alergias al huevo no graves, y el CDC ha proporcionado un diagrama de flujo útil para las personas con alergia al huevo que planean recibir la vacuna contra la gripe.

Hay algunas reacciones alérgicas que pueden ocurrir con la vacuna contra la Influenza. Algunas personas son alérgicas al timerosal y deben recibir la vacuna sin conservantes. Algunas personas son alérgicas a los antibióticos y deben recibir vacunas contra la gripe sin antibióticos añadidos (La polimixina está en Afluria y Flurvirin, por ejemplo, y Fluvirin también contiene neomicina). Y en casos muy raros – aproximadamente 1 de cada 1-2 millones de dosis de todas las vacunas – las personas con alergias graves a la gelatina puede tener una reacción anafiláctica. Si usted tiene una alergia al huevo que cause una reacción anafiláctica, pregunte a su alergólogo para que le administre la inyección.

Mito #23: Si tengo la gripe, con antibióticos me curare rápidamente. Realidad: Los antibióticos no sirven para tratar infecciones virales.

La Influenza es un virus. Los antibióticos combaten bacterias (anti = “contra”; bióticos = “de la vida “, en referencia a las bacterias que viven). Todos los antibióticos en el mundo no le ayudarán a combatir en contra de una infección de Influenza. (PS: Tampoco lo harán aceites esenciales; no hay evidencia para apoyar que cualquier de los aceites esenciales sirvan para curar la gripe).

Mito #24: La vacuna contra la Influenza no funciona para mí, en lo personal, porque la última vez que me la coloque, tuve la gripe de todos modos. Realidad: La vacuna contra la gripe no puede garantizar que no va a contraer la gripe, pero reduce su riesgo.

Como se ha señalado anteriormente, el recibir la vacuna contra la gripe no garantiza que usted no vaya a contraer la gripe. Lo que si hace es reducir el riesgo de contraer la gripe, y usted en el caso de estar vacunado, puede llegar cursar de forma más leve la enfermedad. También es muy posible que usted se pueda contagiar de una cepa de la gripe/influenza que no este incluida en la vacuna de la temporada en cuestión.

Mito #25: Nunca me he enfermado con la gripe/influenza, entonces no necesito la vacuna. Realidad: Usted no puede predecir si se enfermara de la gripe o no.

Millones de personas nunca han sufrido un accidente de tráfico. Ellos todavía usan los cinturones de seguridad y tienen un seguro de automóvil. Nunca he sido alcanzado por un rayo. Pero si hay una tormenta eléctrica muy fuerte, evito estar en campos abiertos. Se estima que el 6% -7 % de los adultos (pdf) y alrededor del 20 % de los niños menores de 5 años contraen la gripe cada año. El pasado no es indicador de si usted va a terminar en ese porcentaje este año, más que lanzar una moneda, pero tal como una propaganda muy famosa en mi país dice: “Es mejor tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo”, eso mismo se aplica para la vacuna contra la Influenza.

Mito #26: Puedo protegerme de la gripe alimentándome sanamente y lavarme las manos con regularidad. Realidad: Una buena dieta y una buena higiene por sí sola no puede prevenir la gripe en su totalidad.

La Influenza es un virus que se encuentra en el aire, por lo que aunque el lavado de manos es importante y puede reducir su riesgo de enfermarse de los gérmenes en general, todo el lavado de las manos en el mundo no le garantiza que no contraiga la gripe. Comer una dieta sana y equilibrada es también importante, y ciertamente ser saludable hace que sea más fácil para su sistema inmunológico el combatir las nuevas infecciones. Pero simplemente comer bien no puede mágicamente impedirle estar expuesto al virus de la gripe.

Mito #27: No pasa nada si tengo la gripe ya que hará que mi sistema inmunológico sea más fuerte. Realidad: La Influenza debilita su sistema inmune mientras que su cuerpo está luchando contra ella, lo pone en riesgo de otros en peligros.

Como se señaló anteriormente, el sistema inmunitario se debilita mientras estás enfermo de la gripe. Mientras que su sistema inmune puede fortalecerse después de recuperarse contra esa cepa particular o una cepa (teórica) futura relacionada, una vacuna prepara el sistema inmunológico para combatir las cepas de la gripe de la misma forma (sin la semana de fiebre, escalofríos y vómitos). Además, si usted se contagia con influenza, usted es contagioso para los demás. Estar vacunado ayuda a mantener los niveles de inmunidad del “rebaño” en su comunidad, especialmente la protección de los más débiles o que no pueden ser vacunados.

Mito #28: Si me infecto con Influenza, sólo voy a quedarme en casa para así no infectar a otros. Realidad: Usted puede transmitir la gripe sin mostrar síntomas.

Me alegro de haya decidido quedarse en su casa (una decisión sabia realmente), pero hay dos problemas con este plan. En primer lugar, usted es contagiosa antes de que aparezcan los síntomas, por lo que podría infectar a alguien incluso antes de saber que está enfermo. En segundo lugar, se puede infectar con la gripe, pero usted puede seguir siendo asintomático – que no muestran síntomas. Eso es una suerte para ti, pero no para los que te rodean a quienes usted podría infectar. Es poco probable, pero todavía estamos poniendo a otros en riesgo.

Mito #29: Hacer una nueva vacuna cada año sólo hace que las cepas de Influenza sean más fuertes. Realidad: No hay pruebas de que las vacunas contra la gripe tengan un efecto importante en las mutaciones del virus.

Este mito es un reto para abordar de manera sucinta y sin simplificar demasiado la ciencia. La respuesta corta es que las vacunas actuales no van a crear variantes más peligrosas de una cepa de Influenza.

Las cepas del virus de la influenza están evolucionando y cambiando de forma regular en dos formas principales: “Derivación antigénica y cambio antigénico“. Las Derivas son cambios pequeños y graduales que ocurren todo el tiempo en respuesta a la presión del medio ambiente e incluso dentro de nuestros propios cuerpos. El virus de la Influenza tiene un genoma segmentado: su genoma está en ocho partes, que puede volver a re-ensamblarse de forma aleatoria. Cuando el virus infecta a una persona, estos segmentos de genes pueden “modificarse” y el cambio ocurre dentro de ese individuo. Nuestra propia respuesta inmune puede invocar una presión selectiva sobre el virus que contribuye a la derivación, con o sin una vacuna. Si el virus no cambiara en absoluto de año en año, la vacuna contra la gripe no necesitaría ser re-formulada cada año (y el Santo Grial de una vacuna universal contra la Influenza sería menos difícil de alcanzar).

Es posible que una vacuna podría estar entre las presiones ambientales que influyen en las derivaciones antigénicas, pero no más que lo que ya ocurre en nuestros propios cuerpos y muy probablemente en menor medida . No hay evidencia de que las vacunas causan grandes cambios en el virus, tales como un cambio antigénico. Un cambio antigénico es una modificación mucho más problemática, que lleva a una cepa a ser drásticamente diferente a la cepa que nuestros sistemas inmunológicos están generalmente preparados para enfrentar. Un cambio antigénico es lo que pasó con la gripe H1N1 de la temporada del año 2009, y es lo que sucedió también con la epidemia de gripe española en 1918-1919. Esa pandemia sólo duró un año, pero fue mucho peor que una temporada típica de gripe, matando a un estimado de 3% de la población mundial. (Más sobre esto en este libro).

Curiosamente, algunos creen que es posible que los altos niveles de inmunidad de un grupo podrían reducir las derivaciones antigénicas. Este investigador explica: “A medida que aumenta la inmunidad del rebaño, habría que esperar para ver una mayor derivación antigénica; sin embargo, si la inmunidad es lo suficientemente alta para evitar la propagación del patógeno en toda la población, la epidemia no puede despegar y el virus no evoluciona”. De todos modos, las vacunas actuales no van a crear variantes más peligrosas de una cepa de gripe.

Mito #30: Los efectos secundarios de la vacuna contra la gripe son peores que la gripe. Realidad: La gripe es peor que los efectos secundarios debido a la vacuna contra la gripe.

Los efectos secundarios más comunes de la vacuna contra la gripe son dolor, prurito (picazón), fatiga, cefalea (dolor de cabeza), fiebre, disfonía (ronquera), dolor en los ojos y/u ojos rojos y llorosos, tos y por ultimo eritema (enrojecimiento), inflamación (hinchazón) y dolor en el sitio de la inyección. Los niños pequeños pueden, en casos raros, desarrollar una fiebre alta (convulsiones febriles) que puede dar lugar a una breve convulsión, la cual no causa daños a largo plazo. (Las convulsiones febriles no son poco comunes en los niños pequeños en general). El riesgo más grave es una reacción alérgica, la cual es posible en aproximadamente 1 de cada 1 a 2 millones de vacunados. En las vacunas H1N1 ya se ha señalado anteriormente, el síndrome de Guillan Barré puede ser un mayor riesgo de 1 a 2 de cada 1 millón de dosis de vacuna, aunque repito es mucho más común el SGB como complicación de la gripe en sí.

La Influenza de por sí, como se ha señalado anteriormente, es mucho más grave y puede causar la muerte.

Mito #31: La “gripe estomacal” es la misma gripe. Realidad: La “gripe estomacal” es un término genérico para las enfermedades gastrointestinales NO relacionadas con la Influenza.

¿Alguna vez escuchó a alguien hablar de un caso grave de la “gripe estomacal”?  La colectividad se refiere a cualquier número de enfermedades gastrointestinales de esa manera, pero la “gripe estomacal” no está relacionado con el virus de la gripe real. Es sólo el uso descuidado del lenguaje. La mayoría de la gente hablando de la gripe de estómago tienen diarrea y vómitos, pero sin la fiebre y dolores, eso es poco probable que sea una infección real por Influenza.

Mito #32: Si no ha recibido una vacuna contra la gripe ya en el mes de noviembre, no hay punto de porque vacunarse. Realidad: Conseguir una vacuna contra la gripe en cualquier momento durante la temporada de gripe reducirá su riesgo de contraer Influenza.

La temporada de gripe continúa hasta bien entrado los meses de enero y febrero, en realidad va diluyéndose hasta finales de marzo o abril, y las vacunas contra la gripe tienden a estar disponible durante todo ese tiempo. Sólo se necesitan dos semanas para que su sistema inmunitario cree los anticuerpos que le ofrecerán protección, por lo que, básicamente, nunca es tarde para vacunarse contra la gripe hasta que la temporada de gripe haya terminado.

Mito #33: La vacuna contra la gripe causa parálisis de Bell. Realidad: La vacuna contra la gripe no causa la parálisis de Bell.

Una de las muchas condiciones que las personas piensan, es que la vacuna contra la Influenza esta potencialmente vinculada a la Parálisis de Bell una condición de orígenes inciertos, aunque ha sido vinculado a una serie de infecciones virales. Parece que una vacuna contra la Influenza que se utilizo en Suiza durante la temporada 2000-2001 podría haber estado relacionado con un mayor riesgo de parálisis de Bell (46 casos). Una investigación de los Estados Unidos reporto que en la década anterior también parecía mostrar un riesgo, lo que llevó a un estudio más a fondo . Dicho estudio en profundidad no encontró ningún aumento en el riesgo, al igual que un reporte del Instituto de Medicina independiente que encontró el mismo resultado también. Además, un estudio de análisis específico para los riesgos de Parálisis de Bell en los niños después de recibir una vacuna contra la gripe, no encontró aumento del riesgo. A veces puede ser difícil separar la causa de la correlación y determinar si dos cosas que suceden al mismo tiempo, están relacionados o son pura coincidencia – de ahí el motivo de múltiples estudios.

Sin embargo, es importante que los eventos adversos que ocurran después de cualquier vacunación sean  reportados al Sistema de Reportes de Eventos Adversos de las Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System – VAERS), de modo que los investigadores puedan dar seguimiento a las condiciones que se notifican varias veces. Es mejor que un médico realice el informe, utilizando como base eventos médicamente confirmados, ya que generalmente le dan un mayor peso a la denuncia. Es así como nuevas asociaciones, como la relación entre la narcolepsia con la vacuna Europea  contra la cepa H1N1 Pandemrix del año 2009  se identificó.


Por favor, hagan preguntas, proporcionen nueva información, etc.., en los comentarios, esto para incentivar un debate SANO. Sin embargo, se eliminarán los comentarios que incluyen información inexacta/no sustentada, haciéndose pasar por “advertencias” o “contrarrestar” información precisa. Animo al debate pero no la dispersión de la desinformación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s