Factores de riesgo Cardiovascular previos a la fecundación para la hipertensión gestacional y la pre y eclampsia

52fe30fdba37950b1ff04d6d-1392390466133

La hipertensión gestacional y la preeclampsia tienen en común varios factores de riesgo previos a la fecundación, algunos de los cuales podrían modificarse para disminuir el riesgo de desenlaces adversos del embarazo, señala un estudio de cohorte de más de 13.000 embarazos.

“Nuestros hallazgos respaldan la hipótesis de que el embarazo pone de manifiesto un riesgo cardiometabólico familiar y modificable predisponente”, señalan los autores, dirigidos por la Dra. Grace M. Egeland (Instituto Noruego de Salud Pública y Universidad de Bergen), en su estudio publicado el 25 de abril de 2016 en Hypertension. “Sin embargo, en el presente estudio, la preeclampsia fue prevista por un mayor número de factores de riesgo que la hipertensión gestacional”.

Un antecedente familiar de diabetes y la diabetes en las mujeres antes de la fecundación pronosticó tanto hipertensión gestacional como preeclampsia en las participantes en la encuesta de salud CONOR (Cohorte Noruega) que se llevó a cabo entre 1994 y 2003.

Un antecedente familiar de infarto de miocardio antes de los 60 años también es pronosticó de preeclampsia, pero no hipertensión gestacional. Un antecedente familiar de accidente cerebrovascular pronosticó el desenlace combinado de hipertensión gestacional o preeclampsia.

Un cociente colesterol/colesterol de las HDL total superior a 5 pronosticó tanto hipertensión gestacional como preeclampsia; sin embargo, los triglicéridos elevados (≥1,7 mmol/L) fueron un factor predictor sólo de preeclampsia, según el grupo. La obesidad resultó ser un factor de riesgo importante para los dos desenlaces adversos del embarazo.

Las mujeres en las que se establece un incremento del riesgo de un desenlace adverso del embarazo precisan una valoración más frecuente a medida que avanza la gestación, para asegurarse de si están o no están en una zona de riesgo, dijo el Dr. Christopher Redman (Universidad de Oxford, Reino Unido), por mucho tiempo un personaje destacado en obstetricia, que no está conectado con el análisis actual.

La pregunta es: ¿podrían estos factores de riesgo modificarse con anticipación al embarazo?. Y si se pueden ―la obesidad es el mejor ejemplo― no se sabe a ciencia cierta, pero todo apunta al hecho de que si una mujer puede reducir su índice de masa corporal (IMC) al rango normal, disminuirá su riesgo de presentar preeclampsia e hipertensión gestacional.

Ciertamente,  una mujer que tiene pensado embarazarse y que consulta a su médico, se beneficiaría de estar informada sobre riesgos importantes de desenlaces adversos del embarazo. “Una de las principales cosas que las mujeres preguntan después que han presentado preeclampsia ―no tanto hipertensión gestacional, que por lo general es una situación más leve― es: ¿por qué nadie me lo dijo? No tenía idea de que esto podría ocurrir” menciona el Dr. Redman.

Factores de riesgo para trastornos hipertensivos del embarazo previos a la fecundación, odds ratio (IC del 95%)

Factores de riesgo para trastornos hipertensivos del embarazo previos a la fecundación.png

En otros hallazgos del estudio, la actividad física durante tres horas a la semana o más redujo 20% el riesgo de preeclampsia y 50% el riesgo de eclampsia de pretérmino. Sin embargo, la actividad física no protege contra la hipertensión gestacional, según lo señala el análisis.

El consumo semanal de alcohol surgió como una protección similar contra la preeclampsia. En comparación con ningún consumo de alcohol o con el consumo de una porción por mes, el consumo semanal de alcohol antes de la fecundación se relacionó con una disminución de 30% en el riesgo de preeclampsia y preeclampsia a término.

Por otra parte, el consumo compulsivo de bebidas alcohólicas incrementó casi al doble el riesgo de preeclampsia y aumentó casi cuatro veces el riesgo de eclampsia de pretérmino.

Tras el ajuste con respecto al consumo compulsivo de bebidas, el consumo semanal de alcohol también disminuyó 50% el riesgo de preeclampsia y su efecto protector fue incluso más potente para la preeclampsia de pretérmino.

La corrección farmacológica de la dislipidemia es un aspecto delicado de recomendar en el contexto; los obstetras se muestran renuentes a prescribir una estatina por la preocupación sobre los efectos en el feto en etapa de desarrollo.

Referencias:

  • Grace Egeland, Kari Klungsoyr, Nina Oyen, y cols. Preconception cardiovascular risk factor differences between gestational hypertension and preeclampsia. Cohort Norway Study. Hypertension 2016; DOI:10.1161/HYPERTENSIONAHA.116.07099. Resumen
  • Cohorte general de adultos en Noruega (CONOR). http://epi.grants.cancer.gov/Consortia/members/conor.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s