Bebidas con edulcorantes artificiales en el embarazo vinculadas a un IMC mayor en el lactante

refrescos-y-sobrepeso

El consumo materno de bebidas con edulcorantes artificiales diariamente durante el embarazo se vinculó a un incremento de 0,20 unidades en el puntaje z del índice de masa corporal (IMC) del lactante y a un aumento de dos veces en el riesgo de sobrepeso, según un nuevo estudio de 2413 díadas madre-lactante.

De los resultados se puede analizar que estos representan la primera evidencia humana de que el consumo de edulcorantes artificiales durante el embarazo puede aumentar el riesgo de sobrepeso a una edad temprana en la infancia. Por lo que la población debe remplazar el consumo de bebidas con edulcorantes no nutricios con azúcar.

La Dra. Meghan B. Azad, del Departamento de Pediatría y Salud Infantil, en la Universidad de Manitoba, y del Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Manitoba, ambos en Winnipeg, Canadá, y los investigadores del Canadian Healthy Infant Longitudinal Development Study, informan sus hallazgos en un artículo publicado en versión electrónica el 9 de mayo en JAMA Pediatrics.

Las mujeres contestaron cuestionarios de frecuencia de alimentos durante el embarazo y el IMC de los lactantes se midió a la edad de 1 año.

En general, 29,5% de las madres informaron el consumo de bebidas con edulcorantes artificiales durante el embarazo, lo que comprendió 5,1% con consumo diario; 77,2% de las madres informaron una ingesta de bebidas endulzadas con azúcar, y entre ellas, 23,4% las consumían diariamente.

El puntaje z del IMC promedio en los lactantes era de 0,19 al año de edad y 5,1% de los lactantes tenían sobrepeso.

Se identificaron puntajes z del IMC más altas en lactantes de madres con consumo diario de bebidas con edulcorantes artificiales (media [DE]: 0,55 [1,01] frente a 0,17 [1,04] para consumidoras diarias frente a no consumidoras; β: 0,37; IC 95%: 0,18-0,57).

Esta interrelación se redujo después que los investigadores efectuaron el ajuste con respecto al IMC materno y se redujo más tras el ajuste respecto a las covariables adicionales, tales como ingesta total de energía por la madre, calidad de la alimentación, tabaquismo, diabetes, nivel de educación, género sexual del lactante, peso al nacer, duración de la lactancia natural e introducción de alimentos sólidos. Sin embargo, aun después del ajuste, el consumo diario de bebidas con edulcorantes artificiales se mantuvo significativamente relacionado con un aumento en el puntaje z del IMC del lactante (β ajustada [βa]: 0,22; IC 95%: 0,02 – 0,41).

En cambio, la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar no se relacionó con el puntaje z del IMC del lactante (β: 0,11 [IC 95%: -0,02 a 0,23]; βa, 0,07 [IC 95%: -0,06 a 0,19] para los consumidores frente a los no consumidores diarios).

Los investigadores determinaron que la incidencia más alta de sobrepeso en los lactantes nacidos de madres que informaron el consumo diario de bebidas con edulcorantes artificiales (10,4% frente a 4,5% entre las consumidoras diarias frente a las no consumidoras; odds ratio [OR]: 2,43; IC 95%: 1,30-4,55).

Esta asociación disminuyó, pero permaneció como significativa después que los investigadores efectuaron el ajuste con respecto al IMC materno y otras covariables adicionales (OR ajustadas [ORa]: 1,94; IC 95%: 1,00-3,76). De nuevo, el consumo materno de bebidas endulzadas con azúcar no se correlacionó con la sobrepeso del lactante (OR: 1,08 [IC 95%: 0,65-1,08]; ORa: 1,04 [IC 95%: 0,60-1,80] para las consumidoras frente a las no consumidoras diarias).

Los Dres. Mark A. Pereira y Matthew W. Gillman, en un editorial complementario señalan: “consideramos que los hallazgos de Azad y colaboradores son preliminares”.

“No abordaron la cuestión de sustituir las bebidas endulzadas con azúcar por bebidas con edulcorantes artificiales, que por sí mismas ―tal vez de manera sorprendente― no se asociaron con los desenlaces”.

Tanto el Dr. Pereira como el Dr. Gillman señalan a la atenuación del efecto observada por los autores después del ajuste con respecto a las covariables como el IMC previo al embarazo y diabetes gestacional. La considerable atenuación por las covariables observadas plantea la posibilidad de confusión residual por medición inexacta, así como los factores de confusión no medidos como los factores prenatales o postnatales asociados a la ingesta materna de bebidas con edulcorantes artificiales y el peso del lactante.

De todas maneras, los hallazgos son importantes y demuestran la necesidad de más investigación. Estudios experimentales en animales y pequeños estudios de intervención en mujeres embarazadas debieran explorar los mecanismos. En los estudios de cohortes de observación, se debieran incorporar modelos de sustitución y de adición, así como prestar especial atención a los factores de confusión. Serían muy útiles los estudios clínicos aleatorizados que sustituyan bebidas endulzadas con azúcar por bebidas con edulcorantes artificiales o, igualmente útiles, aquellos que sustituyan bebidas con edulcorantes artificiales por agua.

Dada la epidemia actual de obesidad infantil y el consumo generalizado de edulcorantes artificiales, se necesita más investigación para reproducir los hallazgos de este estudio en otras cohortes, evaluar edulcorantes no nutritivos específicos y los resultados a más largo plazo, y estudiar los mecanismos biológicos subyacentes.

Referencias:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s