Los alegres desahuciados

Gabriela Consuegra

La mañana está lluviosa cuando salgo hacia el Hospital Universitario de Caracas (HUC). Hay tráfico. Observo por la ventanilla del coche una fila de personas que parece interminable. Esperan bajo sus paraguas en la puerta de un supermercado. La lluvia no espanta el hambre. “Así está esto siempre. A veces hasta pasan la noche en las colas”, me han comentado varios vecinos de la zona. El hambre no descansa.

Las vías principales están colapsadas, el camino se hace largo pero llego a tiempo para entrevistar al Dr. Richard Rangel, el residente de segundo año del servicio de Pediatría del HUC que ha declarado a más de 10 periódicos del mundo que los niños de su país se están muriendo.

Bajo del coche en la puerta de la emergencia. Antes de entrar, observo. En Venezuela cada rostro es una historia: desolación, desesperanza, miedo, cansancio, hambre. Y, al mismo tiempo, la resistencia…

Ver la entrada original 1.474 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s